Reportaje de boda de Miguel y Beatriz en Zaragoza, el 1 de Mayo de 2015. Muy buen comienzo de temporada, me encantan los momentos divertidos de esta boda, de hecho algunos han supuesto gratos descubrimientos fotográficos como luego comentaré. La ceremonia tuvo lugar en la iglesia de San Miguel y el banquete de boda en Finca Torre Mirahuerta de Zaragoza.

Especial de esta boda, para empezar, es la presencia del pequeño Miguel, que como se puede adivinar desde la primera foto, es el hijo de la pareja. Yo la verdad encantado con esta novedad, además como tengo un hijo de una edad parecida no me costó mucho meterme en situación. La densidad de niños pequeños entre los invitados era alta, se notó ya en la ceremonia y por supuesto queda reflejado en todo el reportaje, ceremonia incluida.

Para las fotos del reportaje de pareja tras la ceremonia tuvimos muy poco tiempo. Miguel y Beatriz querían disfrutar de los canapés con los invitados y además amenazaba lluvia. Su opción era la Basílica del Pilar, lo tenían muy claro, o sea que allí fuimos. Una foto formal, otra más divertida marca de la casa y otra de “making of” con la hermana de la novia sujetando el flash remoto en el momento en que empieza a llover.

Durante los canapés ya me llamaron la atención los sombreros y tocados de algunos invitados. Un buen número de ellos venían del sur, de Málaga, donde había estudiado Miguel. Buen ambiente y risas, una situación ideal para que cuajen algunas de mis propuestas y se vean plasmadas en los peculiares retratos de este reportaje.

Tras los canapés y el banquete de boda, en la finca Torre Mirahuerta tuvimos la oportunidad de retomar el reportaje de pareja y hacer algunas fotos en un entorno de campos de cereal que dió bastante juego. Para terminar, una foto suelo proponer a los novios y sus amigos y que no siempre resulta sencilla, como en este caso. Todo depende de las dimensiones del novio como se puede intuir.

Nada más, os deseo suerte Beatriz y Miguel. Hasta la próxima, un abrazo!

Vivan los novios!

Viva la boda en finca Torre Mirahuerta!

Viva la risa!