Boda en Cervera del Río Alhama (La Rioja)

Rubén y Teresa

Los preparativos y la ceremonia de bodas tuvieron lugar en Cervera del Río Alhama. Tanto Teresa somo Rubén son de allí. Luego salimos hacia Zona Chic, en Castejón de Ebro, donde se celebró el banquete y posterior fiesta. Es mi primer encargo como fotógrafo de bodas el día de noche vieja. Nueva experiencia y ambiente más bien fresquito en exteriores.

Aquí debajo podéis ver una pequeña selección de fotos que resumen mi trabajo en la boda. Son aproximadamente la mitad de las fotos utilizadas en el slideshow musical. Más abajo, al terminar las fotos, comento las mejores jugadas.

Fotos:

Nacho Bueno, fotógrafo de bodas en Cervera (La Rioja)

El día fue bastante frío, por la mañana había helado y antes de llegar a casa de Rubén en Cervera me paré a hacer la foto que veis en primer lugar en esta selección. La niebla en el monte y el hielo en la parte superior de las ramillas de los arbustos ofrecían una imagen espectacular. Ya en casa de Rubén me llamó la atención el árbol genealógico del que colgaban las fotos de sus padres y hermanos.

En casa de Teresa me entretuve con los anillos en el belén mientras ella empezaba a ponerse el vestido. Me pareció que a Gaspar le encajaban muy bien de corona. He elegido la foto en la que salen enfocados los cuadros de las dos hermanas, me gusta encontrar cierto paralelismo al montar la secuencia de los preparativos en las casas de los novios.

Tras la ceremonia había desaparecido la niebla. Pusimos rumbo de bajada hacia Castejón de Ebro con idea de parar en algún lugar del camino. Cuando vi que entrábamos de nuevo en la niebla del valle paré en un punto en que alternaban bancos de niebla y claros. El ambiente tenía un punto mágico. Una luz muy bonita con la que se pudo lucir el mercedes del 51 en el que iban Teresa y Rubén.

Ya en Zona Chic estuvimos haciendo unas fotos de grupo, unas más formales que otras. Calentando motores para la fiesta. Durante el banquete encontré un invitado fotógrafo con un curioso tatuaje. Los fumadores también dieron juego, como se puede comprobar. Bueno, y más momentos emotivos, divertidos, visuales, protagonizados por invitados de la boda con o sin los novios. Así me gusta terminar un reportaje de boda, que se note la fiesta y que la gente que rodea a la pareja tenga su protagonismo.

Mil gracias a los novios por confiar en mi en este día tan importante par ellos. Os deseo lo mejor. ¡Un abrazo!

Nacho Bueno, fotógrafo