Vivo en Peralta de Navarra desde hace unos años y he realizado algún que otro reportaje de boda, pero es la primera vez que me encargan uno de pareja previo a la boda. Lo que llamamos preboda. Yo la verdad encantado de tener a la pareja tan cerca, además son muy majetes. Nos planteamos el reportaje de fotos en Peralta mismo, no hacía falta ir a ningún otro sitio ya que Carlos y Romina son de allí y además hay localizaciones interesantes de sobra.

Me gusta que en el reportaje, además de fotos románticas, aparezcan guiños a la vida de la pareja, su relación, sus aficiones, su sentido del humor, etc. Lo que sea. Se da la circunstacia de que Carlos trabaja en un taller, de hecho es quien se hace cargo de mi coche cuando necesito reparación. Una buena ocasión para sacar a escena el volante del Seat 600 de mi tía abuela. Se lo propuse a Carlos y le pareció perfecto. Romina tenía claro que quería aparecer con su guitarra. Buena combinación.  Carlos y Romina, cars and rock, pensé.

En cuanto a las localizaciones para el reportaje fotográfico, la Atalaya y el Portil de Lobos, la Peralta monumental, eran un lugar ideal para todos. También les propuse un toque de color campestre. Hicimos el reportaje a finales de abril, las flores amarillas que abundan en el campo estaban desapareciendo pero era un buen momento para las clásicas amapolas. El resto ya son improvisaciones, pasar un rato agradable y divertido sin las prisas de la boda y sin el delicado traje. Ahí teneis el resultado.

Pronto en este mismo blog el reportaje de la boda, saludos!

Otro reportaje de fotos en Peralta. (Reportaje de boda)

En este enlace podeis echar un vistazo a otro reportaje de boda en Peralta, el de Mario y María en 2014.

fotografo de bodas en Peralta